El Chupacabras

El chupacabras - historiasterror.com

En ciertos lugares de América, especialmente aquellas donde el sol es abrasador, el trabajo es duro y el agua escasea, es usual encontrar granjas de ricos y productores de medios recursos, quienes desvían el agua para sus propósitos. Pero una noche, varias cabras y otros animales de algunos de estos hacendados y granjeros aparecieron misteriosamente masacrados, abiertas, sin sangre en sus venas como si algo las hubiera succionado por completo, esparcidas por todo el lugar sin vida. Quizá fueron asesinadas por animales salvajes como coyotes o felinos, quizá fueron los perros vecinos hambrientos.

Entre los hacendados empezaban las discordias debido a lo sucedido, se decían unos a otros – tus perros mataron a mis animales – y también decían – mis perros estaban atados, y mis cabras también están muertas. Sin embargo algunos granjeros ya habían escuchados algunas historias de sucesos similares y empezaron a propagar que lo ocurrido había sido causado por El Chupacabras, pero no todos creían esas difusas historias, las catalogaban como tonterías de ignorantes y continuaban las discusiones, pues se culpaban unos a otros.

el chupacabras

A la siguiente noche ocurrió otra masacre de animales, estos también fueron encontrados secos y despedazados, ya no quedaban casi cabras vivas, y encolerizados los dueños de las haciendas empezaron a amenazarse de muerte, ataron y mataron a sus perros y cualquier animal salvaje que rondara cerca de sus tierras.

Uno de los dueños, quien había escuchado historias sobre un animal misterioso y siniestro llamado El Chupacabras, se aventuró a vigilar los alrededores de su granja, lo hizo durante una luna brillante pues aun tenia animales vivos y debía cuidarlos, y para su sorpresa, cerca del rebaño que le quedaba se encontró con una bestia no conocida, iba en cuatro patas, negra y de extraños rasgos, dientes puntiagudos y enormes, ojos rojos como si de sangre se tratara, dedos y garras largas y afiladas, también tenía cuernos en su espalda y piel escamosa. El granjero no podía creer lo que veía, este animal extraño se acercaba a él mientras emitía rugidos desconocidos, y mientras se aproximaba a él, este animal se erigió a unos dos metros como si de un humano se tratara, era lo más espeluznante que había visto alguna vez.

el chupacabras en acción

Los familiares del granjero que vigilaba se extrañaron de que aún no volviera, y cuando éstos se acercaron no distinguieron más que una silueta oscura de un animal misterioso, por lo que empezaron a disparar al aire con la esperanza de que el animal huyera, y ciertamente esto salvo al granjero quien nunca más volvió a ser el mismo y quien desde esa noche empezó a relatar lo sucedido.

A partir de ese día empezaron a difundirse más y más los rumores de la existencia de un animal espeluznante a quienes llamaban El Chupacabras, que asecha en busca de animales de granja que secar y que difundía terror no solo entre los animales sino también entre los granjeros de esas zonas.

el chupacabras bajo la luna

Poco más se sabe de esta horrible criatura, salvo que cada tanto vuelve a atacar y los sucesos de dichos ataques crecen cada día.

Hace un tiempo había vivido otro granjero ermitaño dedicado a cultivar y proteger sus propiedades, solitario y aparentemente sin hijos ni familiares que se les atribuyera. Su apacible existencia se vería interrumpida una noche en que nada volvió a ser lo mismo. Encontró a una de sus cabras muerta, y las profundas marcas en su velludo cuello lo inquietaron. Enojado pero paciente, el viejo hurgó y exploró sus terrenos, deseando dar con el culpable; la carrera del tiempo lo condujo por una espesa maleza donde distinguió asustado una extraña criatura. Esta parecía acechar el lugar como queriendo asesinar a otro animal. Para el infortunio del viejo, aquella criatura lo había descubierto primero, derribándolo de un salto y dándole muerte instantánea.

el chupacabras con su presa

Y son tantas las historias del Chupacabras que no es posible mencionarlas todas, salvo la seguridad de que hay una criatura extraña, desconocida, poderosa y hambrienta siempre al asecho con la que hay que tener cuidado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *