La bruja de bruma

El significado del nombre Gwrach-y-rhibyn, literalmente es “Bruja de Bruma” pero es más comúnmente llamada “Bruja de Baba”. Dicen que parece una vieja horrenda, toda desgrenada, de nariz adunca, ojos penetrantes y dientes semejantes a presas.

De brazos largos y dedos con largas garras, tiene en la jorobada dos alas negras escamosas, coriáceas como la de un murciélago. Por más diferente que sea de la adorable banshee irlandesa, la Bruja de Bruma del País de Gales lamenta y llora cuando cumple funciones semejantes, previendo la muerte. Se cree que la horrible aparición sirva de emisaria principalmente a las antiguas familias galesas.

Algunos habitantes de Gales hasta dicen haber visto la cara de esa gorgona; otros conocen la vieja agurenta sólo por marcas de garras en las ventanas o por un golpe de alas, demasiado grandes para pertenecer a un pájaro. Una antigua familia que habría sido asombrada por Gwrach-y-rhibyn fue la de los Stardling, del sur de Gales. Por setecientos años, hasta mediados del siglo XVIII, los Stardling acuparon el Castillo de San Donato, en la costa de Glamorgan.

La familia acabó perdiendo la propiedad, pero parece que la Bruja de Baba continuó asociando a San Donato a los Stardling. Una noche, un huésped del Castillo se despertó con el sonido de una mujer que se lamía y gimiendo debajo de su ventana. Miró hacia fuera, pero la oscuridad envolvía todo. En seguida oyó el golpe de alas inmensas.

Los misteriosos sonidos asustaron tanto al visitante que éste regresó a la cama, no sin antes encender una lámpara que quedaría encendida hasta el amanecer. A la mañana siguiente, preguntando si alguien más escuchó tales ruidos, su anfitrión confirmó los sonidos y dijo que serían de una Gwrach-y-rhibyn que avisaba de una muerte en la familia Stardling. Incluso sin haber un miembro de la familia viviendo más en el caserón, la vieja bruja continuaba visitando la casa que un día fuera de los Stardling. En aquel mismo día, se enteró que el último descendiente directo de la familia estaba muerto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *