La chica de la foto

En un día de escuela, un chico llamado Tom estaba sentado en clases mientras hacía su tarea de matemáticas. Faltaba poco tiempo para que la escuela por fin lo dejara libre. Tom era un chico de buen promedio, buena familia y buena apariencia, no tenía nada de lo que pudiera quejarse, tan solo tenía algo de lo cual se lamentaría más adelante, y era su curiosidad, si algo desconocía el joven Tom entonces quería investigarlo.

Cuando por fin salió del aula de clases, mientras caminaba por el jardín de la escuela algo llamó su atención, pasó por el sitio y tomó una fotografía que descansaba en el césped, la observó con detenimiento y quedó cautivado con lo que veía.

La fotografía tenía la imagen de la chica más hermosa que había visto en su vida. Ella llevaba puesto un vestido con medias y zapatos rojos, era muy elegante, y su mano formaba el símbolo de amor y paz.

Era tan bella que él deseaba conocerla, así que corrió por toda la escuela y les pregunto a todos si la conocían o si la habían visto antes. Pero, todo a quien pregunto, siempre contestaba con un ¡No!, incluso preguntó a su madre y hermana pero desafortunadamente, también contestaron que no la conocían. Era muy tarde, por lo que Tom subió las escaleras, coloco la fotografía en su mesita de noche y se fue a dormir.

A media noche, Tom se despertó al escuchar un golpecito en su ventana. Fue como un golpecito hecho con las uñas. Se asustó. Después de los golpecitos, pudo escuchar una risita. Vio una sombra cerca de su ventana, por lo que salió de la cama, camino hacia su ventana, la abrió y volvió a escuchar la risita. Pera cuando se acercó, ya no se encontraba nadie ahí.

Al día siguiente, les pregunto a los vecinos sobre la chica de la foto. Todos contestaron con lo mismo – Lo siento, no – igual que todos los demás. Fue a su habitación, dejo lo foto en su escritorio y se quedó dormido.

Una vez más fue despertado por un golpecito. Tomo la foto y siguió la risita. Cruzo la calle, cuando de pronto fue golpeado por un coche. Tom murió instantáneamente, con la fotografía en mano.

chica de la foto - Historias Terror

El conductor salió del auto e intento ayudarlo, pero ya era demasiado tarde. Vio la fotografía en su mano y la tomó, y vio una linda chica levantando tres dedos, ya no indicaba el número dos, sino el número tres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *