La Descarnada

Hace mucho tiempo, en una tribu importante de América, habitaba un guerrero muy célebre que tenía una bella esposa. Sin embargo, la pobre mujer no podía darle hijos y por eso era despreciada por la gente del pueblo, especialmente por las mujeres quienes sentían gran celo. Aunque habían querido desterrarla por su infertilidad, su esposo la amaba y la conservaba a su lado porque no perdía las esperanzas de tener un bebé con ella.

Un día, él tuvo que marcharse a la guerra y la pobre muchacha se quedó sola en casa sin poder hablar con nadie ya que el pueblo entero la había aislado de su compañía. Sin embargo, para su sorpresa, descubrió que había quedado embarazada y cuando quiso ir detrás del guerrero para darle la buena noticia, fue interceptada por un grupo de mujeres que la odiaban por ser infértil, y que queriendo cumplir con la tradición de apedrearla, le arrojaron rocas hasta hacerla perder el bebé que llevaba en su vientre, sin saber que ella estaba encinta.

Humillada y moribunda, la mujer rogó por venganza y así la venganza le fue concedida.

La doncella obtuvo el poder de desprenderse de su piel por las noches, convirtiéndose en un ser maligno que seducía a los hombres y luego los mataba. Fue así como logró acabar con los hijos de todas esas mujeres que la habían lastimado, haciendo que enloquecieran y sintieran el dolor que ella había sentido al no poder parir a su hijo.

Muchas de ellas se suicidaron a causa de la tragedia, y otras temerosas de la maldición que parecía haber caído sobre ellas, ni siquiera se atrevían a salir de sus casas.

Tiempo después, el guerrero volvió y encontró a su mujer muy cambiada. Ya no era la joven inocente y alegre a la que había dejado al ir a la guerra, pues había en ella una oscuridad que lo perturbaba. Una noche, la descubrió sacándose la piel y convirtiéndose en una criatura parecida a un muerto viviente, cosa que lo horrorizó. Echó sal en la piel que había dejado tras de sí y cuando quiso volver a ponérsela, se retorció de agonía y murió.

Desde ese entonces fue conocida como La Descarnada, pues su espíritu fue condenado a vagar sin encontrar descanso. Dicen que hoy en día sigue tentando a los hombres y los más viciosos caen en su trampa.

Cuando van de noche, por la carretera, podrán ver a una jovencita muy atractiva y sensual haciendo una parada. Va vestida de manera provocadora y mira ardientemente a los sujetos que se atreven a detenerse, dejándola subir a sus autos. Cada vez que le preguntan a donde se dirige, ella menciona un sitio que se encuentra a pocos kilómetros de allí. Entonces intentará seducir a los incautos conductores, quienes ante la posibilidad de tener una aventura con ella, se dejarán envolver por sus brazos.

la descarnada - Historias Terror

Pero su emoción se transformará en terror al ver que están presos de la Descarnada, toda ella huesos y podredumbre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *