La Sayona

Hace tiempo, en tierras Venezolanas vivió cierta mujer, ésta vivía con su esposo y su bebé y mantenían una relación familiar como cualquier otra, incluso parecía un matrimonio perfecto. Una tarde, en familia decidieron ir a visitar a la madre de ella, y así lo hicieron. Pasaron toda la tarde en casa de la madre de la mujer, compartieron, bebieron y comieron, y todos pasaban una espléndida tarde.

Aquella mujer era realmente hermosa, como una mujer perfecta, buenos modales, buen léxico, buena apariencia, pero su corazón estaba enfermo de celos. Tantos celos sentía aquella mujer que rara vez sentía paz en su alma y desconfiaba incluso de su propia madre.

La sayona espectro

Había por aquel entonces cierto hombre, que en secreto quería a aquella mujer desde hace mucho, era un hombre celoso y posesivo quien decía desde sus entrañas – si ella no es mía… no será de nadie más – . Este hombre era el chofer de la madre de aquella mujer.

Ya al llegar el tiempo de partir, el esposo pidió quedarse unas horas más con su suegra mientras la mujer partía adelante con aquel chofer. No había mejor oportunidad para aquel enfermo hombre de sembrar discordia en ella para sus egoístas propósitos. Mientras andaban de camino a casa de aquella joven pareja, el chofer se detuvo a un lado del camino y le dijo: – señorita, ya no resisto más esto que he sentido desde hace tanto tiempo, una verdad que me quema desde adentro – aquella mujer estaba muy sorprendida y respondió con voz temblorosa: – ¿qué quieres decirme? – entonces aquel hombre le respondió audazmente – su marido la engaña con su madre desde hace mucho tiempo, lo he sabido desde siempre – entonces el conductor retomo el volante mientras sonreía con una expresión de maldad.

La sayona asesina

Aquella mujer enloqueció al escuchar aquellas palabras que rezumbaban en sus oídos horas tras horas, no podía creerlo, daba vueltas sin sentido a lo largo de su casa, halaba sus cabellos como si quisiera arrancarlos de su cabeza, lloraba con siniestro llanto y gritaba sin sentido.

Al terminar el día, el esposo de aquella mujer volvió a su casa, pero para su sorpresa no encontró a su mujer, solo oía el llanto de su pequeño hijo y asustado buscaba en habitación tras habitación alterado por aquella escena en la que su esposa estaba ausente. Tras buscar y buscar, quedo horrorizado pues encontró a su bebe tirado en el piso llorando y cubierto con una manta impregnada en aceite, el padre lo levanto estupefacto cuando descubrió que toda la habitación estaba impregnada de aceite. Luego vio en el marco de la puerta de la habitación una figura femenina, era su mujer sosteniendo una vela encendida quien la arrojo hacia ellos y tranco la puerta de la habitación con llave, dejándolos quemar vivos hasta morir, el fuego se extendió por toda la casa devorando todo a su paso, madera, prendas, hasta la carne de aquellos dos que sufrían una muerte atroz.

Insendio casa - la sayona

La venganza de aquella mujer no había sido consumada aún, pues esta se dirigió a casa de su madre para darle muerte con un arma de fuego, y así lo hizo, le disparo una vez “puff” mientras le decía a su madre – tu chofer me ha contado la verdad, me has estado engañando con mi marido todos estos años – y la madre le respondía mientras su sangre se derramaba velozmente – ese hombre te ha mentido, mi yerno y yo solo queríamos sorprenderte con un obsequió por tu cumpleaños -. Entonces la madre en su agonía, con su último aliento, llena de ira y decepción, maldijo a aquella mujer diciendo: – Sayona serás para siembre y que jamás tengas paz en tu andar eterno, quedarás maldecida para siempre, tú te convertirás en un ser despreciable, y nunca encontraras consuelo ni descanso, vagaras por toda la eternidad persiguiendo a los hombres – y expiró. Entonces la mujer se quitó la vida ahorcándose desde una columna de la casa.

la sayona -ahorcada

El alma de aquella mujer aun recorre los caminos usando una Sayal, aquellos que han visto a tal abominable espectro la llaman La Sayona, y esta alma en pena busca siempre venganza, sobre todo contra los hombres. Se aparece en forma de una mujer muy hermosa que seduce y atrae a hombres mujeriegos, para luego mostrar su verdadera forma, la forma de la misma muerte y asesinar horriblemente.

la sayona -asechando

La leyenda también cuenta que lanza un grito a larga distancia y que además eriza los pelos de quienes lo oyen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *